En un mundo donde la duración de la batería es crucial para los usuarios de dispositivos móviles, la rápida descarga de aplicaciones puede ser un problema. Las baterías de litio, fundamentales para la vida útil del dispositivo, apenas sobreviven las 24 horas sin recarga. Sin embargo, el uso excesivo de ciertas aplicaciones puede acortar significativamente este tiempo.

Un informe reciente de «pCloud», una empresa de almacenamiento en la nube, identificó las aplicaciones que más afectan la duración de la batería. Fitbit, Skype y Uber destacan como algunas de las principales culpables. Fitbit, en particular, se destaca por su acceso a funciones como la cámara, la ubicación y el micrófono, lo que contribuye a un agotamiento acelerado de la batería.

Estas aplicaciones, presentes en la mayoría de los dispositivos móviles, suelen operar en segundo plano, consumiendo recursos y energía sin que el usuario sea consciente de ello. Además, muchas tienen permisos para acceder a datos sensibles como la galería de imágenes, los contactos y la ubicación en tiempo real, lo que agrava el problema.

Aunque desinstalar estas aplicaciones puede ser una solución tentadora, simplemente deshabilitar los servicios de ubicación de cada una puede ayudar a conservar la batería. Aunque algunas funciones dependen de la localización, activarlas solo cuando sea necesario puede contribuir significativamente a prolongar la vida útil del dispositivo.