Apple ha admitido su responsabilidad en casos de ralentización de iPhones, lo que generó denuncias en varios países donde opera. En México, específicamente, la compañía implementó un programa para reembolsar a usuarios que pagaron por nuevas baterías para sus iPhones afectados. Sin embargo, en Estados Unidos, las indemnizaciones quedaron pendientes debido a impugnaciones que ahora han sido resueltas.

Usuarios insatisfechos llevaron el caso a tribunales para intentar aumentar las penalizaciones impuestas a Apple. Aunque no lograron cambiar la decisión, los usuarios que se unieron a la acción colectiva recibirán las compensaciones establecidas en 2020. La resolución establece que los afectados que participaron en la demanda colectiva obtendrán alrededor de 65 dólares, aproximadamente 1,111 pesos al tipo de cambio actual.

Los modelos de iPhone afectados incluyen:

  • iPhone 6
  • iPhone 6 Plus
  • iPhone 6s
  • iPhone 6s Plus
  • iPhone 7
  • iPhone 7 Plus
  • iPhone SE

El mecanismo utilizado por Apple para ralentizar estos iPhones tenía como propósito salvaguardar otros componentes del dispositivo de posibles daños debido a picos de demanda de energía. La compañía resolvió reducir el rendimiento del CPU a medida que la batería se degradaba. Antes, la única solución era reemplazar la batería, lo que llevó a acusaciones de obsolescencia programada.

Aunque este mecanismo todavía existe, ahora los usuarios tienen la opción de activarlo a medida que sus baterías se deterioran. Si optan por no activarlo, los iPhones mantendrán su rendimiento, aunque Apple advierte sobre posibles riesgos para algunos componentes en situaciones de demanda de energía elevada.

En Estados Unidos, Apple pagará entre 310 y 500 millones de dólares como parte de la resolución para compensar a los afectados por esta controversia.