Apple se encuentra en las etapas finales de desarrollo de su próxima generación de relojes inteligentes, tentativamente llamada «Watch X». Aunque los detalles son aún escasos, se ha filtrado que este modelo revolucionario tendrá la capacidad de medir la presión arterial.

Fuentes cercanas a la industria tecnológica han indicado que el lanzamiento de este reloj se espera para los años 2024 o 2025. Una característica destacada de este nuevo modelo es su diseño más delgado y una pantalla renovada que promete una experiencia visual mejorada.

La capacidad de medir la presión arterial sería un paso audaz hacia la integración de funciones de salud avanzadas en un dispositivo que ya ofrece seguimiento de frecuencia cardíaca, monitoreo del sueño y medición de oxígeno en sangre en modelos anteriores.

Se especula que Apple podría introducir bandas magnéticas en el diseño del Watch X, lo que podría permitir una mayor capacidad de batería y una mayor autonomía.

Además, se rumorea que el Watch X adoptará una pantalla microLED para ofrecer una calidad visual aún mejor, una característica en línea con la filosofía de Apple en cuanto a la excelencia visual.

Se espera que la próxima serie de relojes inteligentes, posiblemente parte de la serie 9, también presente opciones de color ampliadas y procesadores más rápidos para un rendimiento más ágil y suave.

La comunidad tecnológica espera con ansias más detalles y confirmaciones oficiales de Apple, mientras se anticipa un emocionante avance en la evolución de los relojes inteligentes gracias a esta combinación de innovación, funcionalidad y salud avanzada.