En la actualidad, muchos cambian de celular cada dos o tres años, dejando los antiguos almacenados. Sin embargo, estos dispositivos pueden ser útiles para mejorar la señal de WiFi en casa, especialmente en hogares grandes o con routers de corto alcance. A menudo, se recurre a la compra de repetidores o extensores de WiFi para abordar este problema, pero existe una alternativa económica.

Algunas aplicaciones disponibles en internet permiten convertir un celular antiguo en un repetidor de WiFi. Después de encontrar la aplicación adecuada, otorga los permisos necesarios e instálala. Conéctate a la red WiFi de tu hogar, activa la función de repetición de señal en la aplicación y prueba con otro dispositivo para verificar la mejora de la cobertura.

Es esencial monitorear la batería del celular antiguo para evitar apagones inesperados y pérdida de la conexión. En caso de que una aplicación no cumpla con las expectativas, hay varias opciones gratuitas y de pago disponibles en las tiendas de aplicaciones de Android o iPhone, ofreciendo funciones para mejorar la señal de WiFi.