La industria de los videojuegos se encuentra en crisis, con el crecimiento de las compañías ralentizado tras la pandemia del COVID-19. En solo 3 meses de este año, más de 8.000 despidos han ocurrido en empresas importantes como Xbox o PlayStation. Phil Spencer de Xbox incluso atribuyó los despidos de Activision a una industria estancada.

Según un análisis de Reuters, el crecimiento del sector se mantendrá por debajo de los niveles pre-pandémicos, con una caída del 26% en las horas de juego entre 2021 y 2023. La desaceleración afectará la capacidad de la industria para expandirse, con una estimación de crecimiento del 2,7% de 2023 a 2026.

A pesar de que se esperaba el fin del dominio de los juegos como servicio, títulos como Minecraft, GTA 5, Roblox y Fortnite continúan atrayendo a la mayoría de los jugadores, concentrando el 27% del tiempo jugado el año pasado. Se espera que el lanzamiento de GTA 6, según analistas, revolucione la industria y aumente las ventas de muchos títulos, atrayendo a millones de jugadores a la nueva generación de consolas.