El sector de los teléfonos inteligentes está viviendo una desaceleración notable en sus ventas. Según datos de Counterpoint Research, las ventas globales de smartphones cayeron un 8% en el segundo trimestre de 2023 en comparación con el mismo periodo del año anterior, marcando el octavo trimestre consecutivo con una disminución interanual. Las áreas más afectadas incluyen Estados Unidos, Europa y Japón, donde las ventas experimentaron declives anuales de dos dígitos.

Ankit Malhotra, analista de Counterpoint, mencionó que el mercado de smartphones parece haber superado su etapa de crecimiento rápido. Esta afirmación se apoya en los datos de IDC que mostraron que los envíos de smartphones cayeron un 20% interanual en el cierre de 2022, la cifra más baja desde 2013. Nabila Popal, directora de investigación de IDC, señala que la incertidumbre financiera global y las altas tasas de interés en mercados clave, como Estados Unidos, están provocando que las personas no renueven sus dispositivos.

Samsung y Apple, dos gigantes de la industria, no han sido inmunes a esta tendencia descendente. A pesar de liderar el mercado con una participación del 22% y 17% respectivamente, ambas empresas han sentido el impacto en sus ingresos. Samsung ha visto una disminución en el mercado general de teléfonos móviles y en la popularidad de su serie Galaxy S23. Por su parte, Apple experimentó una caída en las ventas del iPhone, generando 39,669 millones de dólares, un 2% menos que en el mismo periodo del año anterior.

Este declive en el mercado de smartphones sugiere un cambio en el comportamiento del consumidor, donde el entusiasmo por los nuevos dispositivos está siendo reemplazado por una actitud más cautelosa y medida.