Tres jóvenes científicos han sido galardonados con el gran premio del Desafío del Vesubio por descifrar secciones previamente ilegibles de un papiro de Herculano.

Más de mil papiros quedaron sepultados bajo los escombros volcánicos hace unos 2.000 años cuando el Vesubio entró en erupción, hallándose en la biblioteca de una villa romana en Herculano.

A lo largo de los años, varios intentos de leer los papiros resultaron en su destrucción, dada su fragilidad y estado carbonizado.

Los ganadores, Youssef Nader, Luke Farritor y Julian Schilliger, lograron leer cuatro pasajes del texto griego sin desenrollar los papiros.

Utilizando el aprendizaje automático, una forma de inteligencia artificial, los científicos pudieron interpretar el antiguo texto griego, contribuyendo al avance de la investigación sobre los papiros del Vesubio.

El objetivo del Desafío del Vesubio era descifrar cuatro pasajes de texto, cada uno con al menos un 85 por ciento de caracteres «recuperables» o legibles.

Los investigadores creen que los textos recién descifrados pertenecen al filósofo Filodemo, quien aborda temas como la buena vida a través del disfrute de la belleza, la música y la comida.

El proceso para leer el papiro de Herculano involucró el uso de tomografía computarizada y tecnología de aprendizaje automático para digitalizar y desenrollar virtualmente los pergaminos.

Brent Seales, de la Universidad de Kentucky, ha estado trabajando durante décadas en el desciframiento de los papiros de Herculano, pero los avances recientes han acelerado significativamente el progreso.

El próximo Desafío del Vesubio en 2024 implicará la lectura de una obra o papiro completo antes de que finalice el año, lo que promete nuevos avances en la comprensión de la antigua escritura griega.