Con el avance tecnológico, los celulares han evolucionado hacia diseños más compactos y elegantes. Sin embargo, aún conservan elementos fundamentales, como los orificios que los rodean.

Si alguna vez te has preguntado para qué sirven esos orificios, aquí te lo explicamos. Al observar tu celular, notarás varios de ellos distribuidos por sus esquinas, cada uno con una función específica según su ubicación.

En la parte superior del dispositivo, es común encontrar un micrófono secundario o un sensor de iluminación. Estos elementos contribuyen a mejorar la experiencia del usuario y optimizar el funcionamiento del teléfono.

Por otro lado, los orificios ubicados junto a la ranura de la tarjeta SIM permiten extraerla fácilmente utilizando el pequeño seguro que suele acompañar al celular. Esta característica facilita el mantenimiento y la manipulación del dispositivo.

En la parte inferior del celular, encontrarás varios orificios más. Desde conectores de audio analógico hasta micrófonos para llamadas o cancelación de ruido, cada uno desempeña un papel crucial en el funcionamiento del dispositivo. Es importante conocer la función de cada orificio para mantener el celular en óptimas condiciones y aprovechar al máximo todas sus prestaciones.