Un equipo de científicos chinos ha logrado un avance extraordinario en almacenamiento de datos al crear un disco óptico con una capacidad asombrosa de 1,6 petabytes. Este logro revolucionario, desarrollado por la Universidad de Shanghái para Ciencia y Tecnología y el Instituto de Óptica y Mecánica Fina de Shanghái, se basa en una arquitectura de grabación planar 3D que permite la acumulación de datos en cientos de capas.

La tecnología del disco óptico ofrece un aumento significativo en la capacidad de almacenamiento, un aspecto crucial en la era digital en constante expansión. Se espera que la producción global de datos alcance los 175 zettabytes para el año 2025, con China jugando un papel importante en esta tendencia creciente.

Este avance tiene importantes implicaciones en diversos campos, desde centros de datos hasta el almacenamiento doméstico. Se prevé que dentro de cinco años, gracias a esta tecnología, sea posible tener centros de datos en casa, un hito que transformaría la forma en que almacenamos y accedemos a la información.

Sin embargo, a pesar de este emocionante avance, existen desafíos técnicos pendientes, como mejorar la velocidad y reducir el consumo de energía del disco. Los investigadores están comprometidos a superar estos obstáculos para que esta innovación esté disponible para el público en general en un futuro cercano.