La TV conectada (CTV) ha ganado terreno en América Latina en los últimos años, alcanzando a más de 150 millones de televidentes, según un estudio realizado por Comscore en colaboración con IAB Argentina, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay. Esto representa un 41% de la población de la región. El estudio destaca que Argentina, Brasil y México son los países que presentan mayor crecimiento en el consumo de CTV. Además, un 97% de los hogares latinoamericanos tienen al menos un Smart TV, siendo este el dispositivo de preferencia para consumir contenido audiovisual.

El estudio también reveló que el 22% de los encuestados afirmó que consumen contenido audiovisual desde otros «dispositivos de streaming» y el 18% a través de una consola de videojuegos. Asimismo, Comscore menciona los beneficios de la CTV, incluyendo la posibilidad de llegar a audiencias más jóvenes, llegar a segmentos de nicho y controlar la frecuencia de exposición a la publicidad. Además, esta práctica de consumo también permite al usuario interactuar con la publicidad de una manera diferente, por medio de anuncios focalizados.

El estudio también detalló que el 65% de los encuestados prefieren pagar por contenido sin publicidad, aunque el 35% de los televidentes no les molesta ver contenido de calidad con publicidad. Según el estudio, el enfoque de la publicidad y cómo se alinea con las necesidades del consumidor es una de las razones detrás del éxito de CTV en el entorno OTT. Además, la televisión conectada permite a los usuarios elegir entre ver el contenido pago sin publicidad o la programación gratuita con publicidad.

Este estudio concluye con resultados favorables para el mercado de CTV en LatAm, lo que se traduce en oportunidades para que las empresas inviertan en este formato. Con la posibilidad de llegar a nichos de mercado y con la interactividad de los anuncios, la televisión conectada es una tendencia que sigue en crecimiento en América Latina.