La Mac Studio, la última incorporación al catálogo de computadoras macOS de Apple, destaca como un modelo completo y potente equipado con chips M2 Max o M2 Ultra, según la variante. Aunque su precio es significativo, llegando a los 13 mil dólares en su configuración más completa, ofrece un potencial técnico que compite con la Mac Pro lanzada por Apple en 2019, valorada en más de 50 mil dólares o más de un millón de pesos.

¿Novedades de la Mac Studio? Apple ofrece dos variantes de la Mac Studio, diferenciadas principalmente por su chip: el M2 Max y el M2 Ultra.

El M2 Max cuenta con una CPU de 12 núcleos y puede configurarse con un GPU de hasta 38 núcleos, así como hasta 96GB de memoria unificada.

El M2 Ultra, por otro lado, presenta una CPU de 24 núcleos, un GPU de al menos 60 núcleos y soporta hasta 192GB de memoria unificada de ancho de banda extendido.

Ambos chips son un 20% más rápidos que sus predecesores gracias a una arquitectura mejorada.

Esta arquitectura mejorada promete un rendimiento mejorado al trabajar con aplicaciones intensivas en procesamiento gráfico, como edición de video en 8K o diseño industrial en 3D.

Diseñada para satisfacer las necesidades de profesionales de la industria creativa, la Mac Studio presenta en su compacto cuerpo de aluminio seis puertos Thunderbolt 4, un puerto Ethernet de 10Gb, dos puertos USB-A, un puerto HDMI, compatibilidad con WiFi 6E, Bluetooth 5.3 y ranuras para tarjetas SD.

Este producto es compatible con la mayoría de los monitores disponibles en el mercado.

¿Cómo maneja la disipación térmica? Dada la potencia del hardware, es lógico preguntarse si las temperaturas dentro del chasis de aluminio de 19.7 cm x 9.5 cm podrían aumentar rápidamente al encender el equipo.

El espacio en una configuración computacional siempre ha sido un desafío, ya que los componentes internos como la CPU o la tarjeta madre tienden a calentarse rápidamente. Asegurar un buen flujo de aire es esencial para la vida útil y el rendimiento.

Según información oficial de Apple, el interior del Mac Studio está diseñado para mantener una temperatura óptima incluso bajo estrés. Un sistema térmico rodea el equipo, introduciendo aire fresco desde abajo y expulsando el calor a través de la parrilla trasera.

El disipador de calor ocupa casi la mitad del espacio, indicando el enfoque de Apple en un rendimiento térmico sólido.