La ciberseguridad de los iPhone está en entredicho con la revelación de una estructura de espionaje llamada Patternz y problemas con las notificaciones push.

A través de los anuncios en apps y las notificaciones push, se recopila información personal de los usuarios de iPhone, poniendo en riesgo su privacidad y seguridad.

Patternz, una herramienta de espionaje publicitario, ha sido señalada como responsable de monitorear a millones de personas, recabando datos sensibles sin el consentimiento de los usuarios.

Apple y Google están respondiendo a estas preocupaciones con medidas que exigirán a los desarrolladores una mayor transparencia en el uso de las API y la interrupción de relaciones con compañías que utilicen prácticas de espionaje.