La adopción de los asistentes de voz inteligentes en el hogar ha propiciado múltiples beneficios para los usuarios con un objetivo claro en su meta: la comodidad. Hoy día, con asistentes tales como Alexa, Siri o el propio Asistente de Google, podemos controlar cualquiera de nuestros dispositivos inteligentes compatibles, obtener información sobre cualquier cosa, programar tareas y mucho más. También tienen una cara oscura, ya que mediante su uso también estamos proporcionando información de nuestra vida diaria a los fabricantes, por lo que es comprensible que exista cierta aversión por esta clase de dispositivos.

Entre las ventajas de estos dispositivos, también incluyen funciones muy útiles para que las personas ancianas puedan realizar cierto tipo de tareas con mayor comodidad. En este artículo hemos querido recopilar las funciones más destacadas que cuenta Alexa para que cualquier persona anciana pueda simplificar su vida diaria.

Hay ciertas tareas básicas que, llegados a una edad, cada vez se vuelven más difíciles. El cuerpo no perdona, y aquellas personas que necesitan de mayor atención debido a su veterana edad, o por problemas de discapacidad, pueden tener dificultades para realizar tareas que, para cualquier otra persona resulte sencilla. En este ámbito, los asistentes de voz inteligentes pueden suponer una notable diferencia en el día a día de estas personas.

Tareas como la de tener que levantarse para apagar la luz, poner algo de música en la radio, escuchar las noticias, programar avisos o, básicamente, controlar el funcionamiento de cualquier otro dispositivo del que dependamos en nuestro día a día, pueden ser tareas difíciles para estas personas. Y de esta manera, un dispositivo con Alexa integrado (o con cualquier otro asistente), puede simplificar mucho la forma en la que se cumplen estas tareas.