Google, el gigante tecnológico, ha dado a conocer su primera unidad central de procesamiento (CPU) personalizada basada en Arm, en un esfuerzo por competir con sus rivales Amazon y Microsoft en el ámbito de los chips similares.

La nueva CPU, llamada Axion, está diseñada para respaldar las operaciones de inteligencia artificial (IA) de Google. Según el comunicado de la empresa, se espera que Axion esté disponible para los clientes comerciales de Google Cloud a finales de este año.

Google ha señalado que los chips Axion ya están siendo utilizados en anuncios de YouTube, Google Earth Engine y otros servicios de la compañía. Destacan el rendimiento y la eficiencia energética de Axion como aspectos clave para su adopción.

El director ejecutivo de Arm, Rene Haas, ha calificado este anuncio como un «hito importante en la entrega de silicio personalizado optimizado para la infraestructura de Google», enfatizando la colaboración entre ambas empresas.

Con esta iniciativa, Google busca reducir su dependencia de proveedores externos como Intel y Nvidia, al tiempo que amplía su capacidad de competir en el mercado de chips personalizados para impulsar la IA y las cargas de trabajo en la nube.

El movimiento de Google sigue los pasos de sus competidores, como Amazon Web Services, que presentó su chip Graviton Arm en 2018, y Alibaba y Microsoft, que anunciaron procesadores Arm en 2021. Microsoft, por su parte, también ha desarrollado sus propios chips de silicio personalizados para su infraestructura en la nube en los últimos meses.