Miles de usuarios utilizan a diario los servicios de Google, pero lo que muchos no saben es que la compañía sigue rastreando sus ubicaciones incluso cuando no se autoriza o se desactiva esta función.

Desde 2009, la función «Historial de ubicaciones» de Google ha registrado la ubicación de millones de usuarios a través de sus dispositivos móviles. A pesar de que esta función puede resultar útil en algunas situaciones, también ha generado preocupaciones en cuanto a la privacidad de los usuarios.

La polémica en torno a esta función ha persistido durante años, y una investigación realizada por Associated Press ha revelado que varias herramientas de Google en dispositivos Android e iOS almacenan datos de ubicación de los usuarios, incluso cuando estos han desactivado el «Historial de ubicaciones» o no lo han autorizado.

Aunque Google solicita permiso para acceder a la ubicación de un usuario al utilizar servicios como Google Maps, en otras ocasiones, la empresa no respeta la privacidad de los usuarios. Incluso cuando se desactiva el «Historial de ubicaciones», Google puede seguir almacenando datos de localización y rastrear a los usuarios paso a paso, registrando direcciones de viviendas y otras ubicaciones visitadas.

Contrario a lo que la página de soporte de la compañía indica, al desactivar la opción de «Historial de ubicaciones», algunas aplicaciones de Google siguen almacenando datos de localización de forma automática y sin solicitar consentimiento.

Más de 2 mil millones de usuarios de Android y millones de usuarios de iPhone son rastreados por Google al utilizar la aplicación de Google Maps, que guarda la imagen de la ubicación donde se encuentran. Además, los smartphones con acceso a la Play Store también proporcionan información de su ubicación aproximada al recibir actualizaciones meteorológicas.

Este descubrimiento plantea serias preguntas sobre la privacidad y la transparencia en el manejo de datos de ubicación por parte de Google. Los usuarios deben estar informados sobre cómo se recopilan y utilizan sus datos, y tomar medidas para proteger su privacidad si lo consideran necesario.