La Unión Europea ha anunciado el apagón de las redes móviles 2G y 3G para finales de 2025, lo que impactará en la conectividad de los coches más antiguos. Este cambio afectará a diversas funciones, incluida la llamada de emergencia, lo que ha llevado a las marcas a buscar soluciones urgentes.

El advenimiento del 5G significa un importante cambio en la conectividad a bordo de los vehículos. Con el cese de las redes 2G y 3G, se perderán funciones de conectividad en los coches más antiguos. Este cambio se debe a la nueva directiva europea que impulsa el avance en la tecnología de Internet móvil.

El despliegue completo del 5G se verá favorecido por el apagón de la televisión digital terrestre en baja resolución. Esta transición liberará la banda de 2,6 GHz para el 5G, pero dejará obsoletas las redes 2G y 3G utilizadas en los coches más antiguos, lo que plantea desafíos para la industria automotriz.

Las marcas de coches están evaluando diversas estrategias para adaptarse a este cambio tecnológico. Algunas marcas ya han anunciado la suspensión de ciertos servicios móviles, mientras que otras están trabajando en actualizaciones para mantener la conectividad de sus vehículos más antiguos.