El análisis de ESET sobre el inicio de sesión con cuentas de Facebook o Google revela tanto ventajas como riesgos para la seguridad de la información personal. Este método, conocido como inicio de sesión único (SSO), simplifica el proceso de registro y acceso a sitios web, pero también implica compartir datos personales con terceros, lo que plantea preocupaciones sobre la privacidad y la seguridad.

El SSO ofrece facilidad de registro y acceso, atracción de usuarios y la eliminación del problema de recordar múltiples contraseñas. Sin embargo, también presenta el riesgo de poner todos los datos en una sola cesta y la posibilidad de comprometer la cuenta principal, así como problemas de privacidad al consentir la transferencia de información personal a terceros. Por lo tanto, se recomienda evaluar cuidadosamente los beneficios y riesgos antes de optar por este método de autenticación en línea.