Investigadores del Instituto Niels Bohr de la Universidad de Copenhague han logrado un avance revolucionario en la creación de memoria cuántica que podría transformar Internet tal como la conocemos.

Desarrollaron un pequeño tambor capaz de alcanzar estados cuánticos, almacenan datos enviados con luz en sus vibraciones sónicas, ofreciendo así una prometedora solución para una Internet ultrasegura y ultrarrápida.

Esta innovación podría allanar el camino para la próxima generación de Internet, permitiendo velocidades increíbles y una seguridad sin precedentes, gracias a la conversión de señales luminosas en vibraciones sónicas en un tambor cuántico.

Los investigadores ven esto como un paso crucial hacia una Internet del futuro, donde la velocidad y la seguridad cuánticas podrían convertirse en la norma, brindando nuevas posibilidades en la tecnología cuántica.