El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) han expresado su preocupación ante el bloqueo de dispositivos terminales de Motorola, señalando que esta práctica está afectando los derechos de los consumidores y usuarios finales.

En respuesta a esta inquietud, el IFT ha propuesto a Motorola unirse a un grupo de trabajo que involucre a todas las partes interesadas para abordar el mercado gris. El objetivo de estas medidas es garantizar los derechos de los consumidores, mientras que los celulares bloqueados serán restaurados.

Ambas instituciones han enfatizado que el mercado gris impacta negativamente en la calidad de los servicios de telecomunicaciones y dificulta la aplicación de garantías por parte de los consumidores. Por este motivo, se han lanzado campañas de concienciación para informar a los usuarios sobre los riesgos asociados con la adquisición de dispositivos de este tipo.

Es importante destacar que la compra de dispositivos de importaciones paralelas, como en el mercado gris, no es ilegal, pero conlleva riesgos para los usuarios. Aunque el bloqueo de estos dispositivos por parte de empresas fabricantes como Motorola no es ilegal, se considera perjudicial para los consumidores.

Proveedores de servicio tienen responsabilidad en la venta de dispositivos homologados

La Profeco ha recordado que los proveedores de servicios de telecomunicaciones, como Telcel, AT&T o Movistar, son responsables de asegurarse de que los teléfonos que comercializan estén homologados para el mercado nacional. Esto es fundamental para garantizar la calidad y el funcionamiento adecuado de los dispositivos en la red local.

En medio de las controversias relacionadas con el mercado gris y en respuesta a las solicitudes de la Profeco, los fabricantes de smartphones han tomado medidas. Motorola ha anunciado que restablecerá los teléfonos que habían sido deshabilitados.

Motorola ha subrayado que su principal enfoque ha sido concienciar a los usuarios sobre los riesgos asociados con el mercado gris, lo que ha llevado a una reducción en la cantidad de dispositivos adquiridos de esta manera.

Además, se ha confirmado que el número de teléfonos bloqueados por Motorola es significativamente bajo en comparación con el total de dispositivos en circulación.