A pesar de la presencia de dispositivos móviles plegables de alta calidad en el catálogo de empresas como Samsung, parece que la carrera por el primer teléfono flexible en llegar al mercado está siendo liderada por Motorola, propiedad de Lenovo. La compañía ha revelado un concepto de smartphone que trasciende la mera flexibilidad, ya que es completamente moldeable y puede enrollarse en la muñeca sin perder su funcionalidad.

Este dispositivo, bautizado por Motorola como «pantalla adaptable», tiene como objetivo ilustrar las futuras posibilidades de los teléfonos con pantallas flexibles. Según la empresa, esta pantalla es capaz de plegarse y adoptar diversas formas según las necesidades del usuario.

En posición horizontal, su pantalla de 6,9 pulgadas proporciona una experiencia de smartphone Android completa. Sin embargo, el dispositivo puede adaptarse a distintos modos de uso. En posición vertical, la pantalla se reduce a 4,6 pulgadas, ofreciendo una versión más compacta de Android, ideal para videollamadas. Además, es posible enrollar el dispositivo en la muñeca, replicando la experiencia ofrecida por el Razr Plus, otro producto plegable de Motorola disponible en el mercado.

No obstante, Motorola no es pionera en la idea de un teléfono flexible. La noción de una pantalla flexible que se pueda llevar en la muñeca se remonta a 2016, cuando LG la introdujo. Incluso las pantallas plegables en sí mismas tienen raíces que se remontan a la década de 1960, con la aparición de las primeras matrices de células solares flexibles.

Hoy en día, la viabilidad de las pantallas flexibles adquiere más sentido, especialmente con grandes empresas de telefonía como Samsung, OnePlus, Oppo y Motorola demostrando su capacidad para lanzar exitosamente productos de telefonía plegable. Incluso los diseños de teléfonos plegables con forma de concha parecen estar recuperando su protagonismo en el mercado.

No obstante, es fundamental tener en cuenta que la disponibilidad de un teléfono con pantalla flexible, como el presentado por Motorola, no será inminente. Este concepto representa más bien un experimento inicial, ya que las empresas tienden a abordar con cautela los nuevos diseños radicales. Obstáculos como la durabilidad y el precio podrían retrasar la llegada de estos dispositivos al mercado, si es que llegan a materializarse.

Además de su innovador concepto de smartphone flexible, Motorola ha anunciado su intención de incorporar inteligencia artificial en sus próximos dispositivos. Lenovo está desarrollando un asistente personal llamado MotoAI, que estará disponible tanto en PC como en smartphones.

MotoAI se distingue por su capacidad de aprendizaje constante y la creación de un modelo fundacional personalizado único para cada usuario, garantizando al mismo tiempo la protección de la privacidad. Este asistente también cuenta con una base de conocimientos que se adapta a los patrones de uso, permitiendo una interacción natural a través de voz o texto, como se detalla en el comunicado de prensa que acompañó al anuncio del teléfono flexible.

Este enfoque innovador de MotoAI combina las últimas tendencias en inteligencia artificial con grandes modelos lingüísticos (LLM). Los usuarios podrán interactuar con su asistente personal MotoAI para obtener respuestas, redactar mensajes, programar tareas y mucho más. A diferencia de la mayoría de los LLM que operan en la nube, MotoAI procesa datos y ejecuta tareas localmente en el dispositivo, proporcionando a los usuarios un mayor nivel de privacidad de datos.

Motorola asegura que MotoAI también incorpora una base de conocimientos en el dispositivo, lo que permitirá que la experiencia sea más dinámica, personal y útil con el tiempo. Esto sugiere que los smartphones se dirigen hacia una era en la que serán más «inteligentes» que nunca, además de ser más flexibles.