La estabilidad de la señal de WiFi es esencial para la mayoría de los usuarios en la actualidad, pero diversos factores pueden afectarla. Además de problemas comunes como la lluvia o la saturación de dispositivos, algunos aparatos cotidianos pueden interferir con tu señal de WiFi.

Los problemas de interferencia no se limitan solo a las características de construcción de tu hogar; otros dispositivos electrónicos también pueden ser responsables de la inestabilidad de tu conexión. Esto se debe a que utilizan las mismas frecuencias que el WiFi (2.4 GHz o 5 GHz), ocupando el ancho de banda de transmisión.

Según Dell, algunos de estos dispositivos y electrodomésticos incluyen microondas, teléfonos inalámbricos, tablets, servicios de transmisión satelital directa, fuentes eléctricas externas como redes eléctricas y cámaras WiFi, entre otros. Es importante revisar las especificaciones de cada dispositivo y asegurarse de que no emitan señales en las frecuencias de 2.4 GHz y 5.0 GHz.

Si sospechas que un dispositivo está interfiriendo con tu señal WiFi, puedes apagar tus dispositivos electrónicos para identificar cuál está causando el problema o moverlos a una ubicación diferente para mejorar la calidad de la señal inalámbrica. Además, Dell recomienda reducir la cantidad de dispositivos en un área determinada.

Es importante destacar que la interferencia de dispositivos es solo una de las posibles causas de problemas con tu red WiFi. Si experimentas problemas persistentes, se recomienda contactar a tu proveedor de servicios de Internet para obtener asistencia directa.