Una nueva función de llamadas de audio y video fue introducida en la red social X (anteriormente conocida como Twitter) durante el fin de semana. Sin embargo, esta característica ha suscitado preocupaciones en cuanto a la privacidad de los usuarios debido a un problema de ciberseguridad. Expertos en la materia han revelado que al realizar llamadas a través de esta función, la dirección IP del usuario se filtra, lo que potencialmente expone información personal y de ubicación.

La activación predeterminada de las llamadas de audio y video en X ha despertado inquietudes sobre la privacidad. Aunque la plataforma ha comunicado que estas están «disponibles para todos», especialistas en ciberseguridad han señalado que la filtración de direcciones IP representa un riesgo para la privacidad de los usuarios.

Cuando se emplea la función de llamadas en X, ambas partes comparten sus direcciones IP, lo que puede exponer aún más su privacidad. A pesar de que la empresa reconoce que las direcciones IP pueden ser visibles para el otro usuario, no proporciona información sobre medidas de protección adicionales, como el cifrado de extremo a extremo, lo que podría comprometer la confidencialidad de las conversaciones.

Desactivar las llamadas en X es una medida recomendable para proteger la privacidad de los usuarios. Este proceso se puede realizar accediendo al menú de perfil, seleccionando «Configuración y Privacidad», luego «Privacidad y seguridad» y deshabilitando la opción de «Mensajes directos». Alternativamente, se puede activar la casilla de «Privacidad de llamadas mejorada» para ocultar la dirección IP del usuario durante las llamadas.

El ex director ejecutivo de X, Parag Agrawal, ha presentado una demanda contra Elon Musk, alegando que le adeudan más de 128 millones de dólares en indemnizaciones por despido. Esta acción legal se suma a otras demandas presentadas por exempleados de la empresa, así como a problemas administrativos relacionados con el pago de alquileres de oficinas que han enfrentado.