El sistema operativo Android presenta al menos tres funciones potencialmente peligrosas que pueden exponer los dispositivos a ataques de malware. Estas funciones, según expertos de Kaspersky, incluyen Accesibilidad, Instalación de aplicaciones desconocidas y Derechos de “superusuario” (Rooting).

La función de Accesibilidad, aunque útil para personas con discapacidades visuales, puede ser aprovechada maliciosamente, brindando acceso a una aplicación a todo lo que ocurre en el dispositivo. Por otro lado, instalar aplicaciones desde fuentes no oficiales aumenta el riesgo de descargar aplicaciones infectadas con malware. Además, otorgar derechos de “superusuario” mediante el rooting proporciona a los usuarios un control casi total sobre el dispositivo, lo que puede ser aprovechado por software malicioso para realizar acciones no autorizadas.

Para protegerse de estos riesgos, se recomienda tener cuidado con las aplicaciones que solicitan acceso a Accesibilidad, instalar aplicaciones solo desde tiendas oficiales y desactivar la opción para instalar aplicaciones desconocidas después de la instalación. Además, se aconseja evitar el rooting a menos que se comprenda completamente su funcionamiento y contar con una protección confiable en todos los dispositivos Android.