En un mundo cada vez más digitalizado, nuestros dispositivos móviles almacenan una parte considerable de nuestra vida, incluyendo información confidencial. La falta de sólidos hábitos de seguridad digital ha permitido que los estafadores intensifiquen sus ataques de phishing, donde engañan a las víctimas para que revelen datos sensibles como contraseñas o números de tarjetas de crédito.

Uno de los métodos más comunes empleados por los estafadores es hacerse pasar por empresas de renombre y ofrecer atractivas ofertas laborales a través de mensajes de WhatsApp o SMS. Estos mensajes suelen contener errores gramaticales y ortográficos, además de utilizar lenguaje urgente o amenazador. Las personas caen en la trampa debido a la falta de hábitos digitales sólidos, lo que puede tener consecuencias devastadoras.

Empresas de ciberseguridad como Kaspersky y ESET advierten que las tácticas de phishing pueden variar desde mensajes con errores evidentes hasta estafas más sofisticadas que explotan eventos actuales. En cualquier caso, caer en una estafa de phishing puede tener graves repercusiones. Por lo tanto, si sospechas que has sido víctima de phishing, es esencial seguir una serie de pasos para minimizar los riesgos y proteger tu información personal y financiera.