El término ‘Splinternet’ se refiere a la desconexión selectiva de ciertas partes de internet por parte de países, a menudo con propósitos represivos. Este fenómeno, según expertos, tiene consecuencias negativas para el ecosistema global de la red.

El ‘Splinternet’ implica restringir el acceso a páginas web y servicios, como las redes sociales, lo que dificulta la libre circulación de información. Expertos del DE-CIX han analizado las implicaciones técnicas y los problemas que esto acarrea para millones de usuarios.

Actualmente existen alrededor de 65 mil redes en todo el mundo, cada una con identificadores que les permiten localizarse y comunicarse. Estas redes pueden establecer rutas para que los datos circulen. Sin embargo, en el internet público, el camino que tomarán los datos es impredecible.

Los puntos de intercambio de internet funcionan como pasarelas para permitir el flujo de datos entre diferentes redes. Cuando un país se desconecta de esta red interconectada, se reducen las rutas disponibles, lo que afecta la estabilidad de internet y aumenta la necesidad de redundancia para protegerse contra problemas en la red.

Estas desconexiones pueden ser causadas por catástrofes naturales o decisiones gubernamentales. Los países pueden bloquear dominios o filtrar direcciones IP para limitar el acceso. Los expertos advierten que la calidad de la conexión y la latencia se ven afectadas, y abogan por una internet abierta para garantizar la transparencia y el acceso a la información, en línea con el principio fundamental de internet.