Con la llegada de ChatGPT 4, se abre la posibilidad de utilizar la inteligencia artificial como un asistente de voz similar a Alexa o Google Home. Esta innovación marca un hito en la interacción con la IA al permitir conversaciones por voz, eliminando la necesidad de mensajes escritos.

La actualización de ChatGPT permite realizar consultas mediante comandos de voz, ampliando las capacidades de interacción con la inteligencia artificial. Con un simple clic en el icono de auriculares junto a la barra de texto, los usuarios pueden elegir entre diversas voces, como Ember, Juniper, Breeze, Cove o Sky, para personalizar su experiencia.

Una vez seleccionada la voz preferida, los usuarios pueden comenzar la conversación simplemente hablando de forma clara y audible. La IA responderá en voz utilizando la elección previamente seleccionada. Aunque las respuestas se entregan en español latino, es posible practicar otros idiomas simplemente solicitándolo.

Una característica destacada de esta función es la capacidad de mantener una conversación fluida sin necesidad de presionar un botón para realizar preguntas adicionales. Los usuarios pueden hacer múltiples consultas y recibir respuestas consecutivas sin interrupciones.

Este avance en la capacidad de ChatGPT es solo el principio, ya que OpenAI, la entidad detrás de esta inteligencia artificial, tiene planes de convertirlo en un asistente de voz para dispositivos móviles Android, expandiendo aún más su utilidad y alcance en el ámbito de la asistencia personalizada.