El WiFi, fundamental en la conectividad diaria, se renueva con la llegada del WiFi 7 en 2024. Tras más de dos años de la aparición del WiFi 6, la sexta generación, y la posterior introducción del WiFi 6E, surge la anticipada actualización con el WiFi 7. Este nuevo estándar, que comenzará a desplegarse en el primer trimestre de 2024, busca revolucionar la conectividad doméstica. Algunas compañías, como MediaTek y TP Link, ya han iniciado pruebas de este estándar, mientras que WiFi Alliance, una organización sin fines de lucro, certifica dispositivos con WiFi 7.

El WiFi 7, técnicamente denominado IEEE 802.11be, representa un salto en el rendimiento, ancho de banda y eficiencia energética respecto a sus predecesores WiFi 6 y WiFi 6E. Para lograrlo, se ha implementado un sistema de triple banda real (2,4 GHz, 5 GHz y 6 GHz), permitiendo el uso simultáneo de varias bandas mediante la tecnología Multi-Link Operation (MLO). Destacando, duplica tanto el ancho de banda como la velocidad, alcanzando los 320 MHz y superando los 40 Gbps, respectivamente. Además, presenta una modulación mejorada, transportando 12 bits en lugar de 10 bits.

Estas mejoras posicionan al WiFi 7 equiparándolo a las conexiones cableadas, tradicionalmente más potentes y fiables. Con el objetivo de superar la saturación de las redes, el WiFi 7 se presenta como un avance significativo y prometedor para poner fin a las conexiones lentas, marcando un hito en la evolución de la conectividad inalámbrica.