La marca china de smartphones, Xiaomi, da un giro inesperado al mercado al presentar su primer coche eléctrico, el SU7, una berlina de cuatro puertas con tecnología de 800 voltios que acelera hasta 100 km/h en solo 2,8 segundos.

El SU7, con 4,98 metros de longitud, se posiciona como competidor del Tesla Model S y el Porsche Taycan, destacando su diseño similar al BYD Seal. Equipado con el sistema operativo HyperOS, el mismo de los teléfonos Xiaomi, ofrece acceso a todas las aplicaciones de la compañía en el vehículo.

Disponible en dos versiones, propulsión trasera y tracción total, y con dos tamaños de batería, incluyendo una de 101 kWh, el SU7 se destaca por su autonomía de hasta 800 km. Aunque aún no se ha anunciado el precio, el CEO de Xiaomi, Lei Jun, asegura que estará justificado.

Con la producción a cargo del fabricante de automóviles BAIC en Pekín, Xiaomi busca no solo establecerse en el mercado automotriz sino también aspira a convertirse en uno de los cinco mayores fabricantes de automóviles del mundo en los próximos 15 o 20 años. Las ambiciones de Xiaomi en el sector automotriz se materializan tras una inversión de 10.000 millones de dólares anunciada en 2021.